hg/166.jpg

¡Lo que es bueno para el medio ambiente
también lo es para la humanidad!

En ALNO, todos los proveedores garantizan que los materiales empleados son inocuos para la salud. Todos los materiales cumplen las normas de calidad sobre salud en la vivienda vigentes tanto en Alemania como a escala internacional.

Estas normas garantizan que su cocina ALNO no desprenda sustancias nocivas, lo cual es aplicable desde la superficie hasta el herraje. Los procesos de recubrimiento, lacado o galvanizado se llevan a cabo con sustancias inocuas.

A esto se añade el sistema de gestión medioambiental y energético ALNO, que somete a comprobación permanente el emplazamiento en cuanto a procesos y desarrollos ecológicos. Este sistema de organización controla la forma de proceder con respecto a factores determinantes, que van desde las posibilidades de ahorro de energía y utilización del agua, hasta la disminución de residuos y basuras. El objetivo consiste en obtener una producción que aproveche los recursos de forma óptima. Todos los responsables de producción y empleados de fabricación reciben periódicamente cursos de formación y sensibilización para actuar de modo responsable en relación con la energía y otros recursos, protección contra emisiones (p. ej., evitar ruidos), manipulación de sustancias peligrosas, etc.

He aquí algunos ejemplos de la conciencia ecológica de ALNO:

  • Siempre y cuando sea posible, todos los recortes de madera derivados del proceso de fabricación son destinados a generar calor en el emplazamiento. De este modo se evita la formación de grandes volúmenes de residuos, aprovechándose de forma óptima la materia prima de la madera.
  • En la producción, el aire limpio para empleados y medio ambiente queda garantizado, lo que precisamente reviste una importancia relevante allí donde se trabaja la madera. Para controlar la calidad del aire, el polvo de lijar y de serrar que se forma constantemente es aspirado mediante equipos de gran capacidad.
  • En lo que respecta a embalajes, se prescinde en la medida de lo posible del uso de poliestireno expansivo y se trabaja con cartón de fácil eliminación, material prácticamente neutro en su equilibrio ecológico, ya que es reciclable.
  • El comportamiento ecológico de la empresa también se refleja en el ámbito de la logística: La sofisticada optimización de carga y recorridos permite cubrir las rutas más cortas posibles y evitar los viajes sin servicio.
  • Cuando es posible, se emplea madera y materiales a base de madera procedentes de un ecosistema forestal perdurable. Organismos de certificación independientes controlan anualmente el cumplimiento de las directrices PEFC.

¿Y qué ocurre con la cocina antigua cuando llega la nueva cocina ALNO?

  • Los antiguos electrodomésticos son eliminados de forma competente en el ciclo de reciclaje, el fregadero va a parar a los residuos metálicos y todas las piezas de madera se echan directamente al fuego en las centrales de producción combinada de electricidad y calor sin dejar residuos. A propósito de electrodomésticos: a la hora de adquirirlos se recomienda tener en cuenta la eficiencia energética y el equilibrio ecológico que ofrecen los distintos fabricantes. Así se ahorra dinero y se cuida el medio ambiente.
  • Otra característica útil que denota conciencia ecológica: para el cuidado habitual de su cocina basta con limpiar únicamente con agua limpia y algo de jabón neutro. Los limpiadores químicos corrosivos son del todo innecesarios debido a las propiedades de fácil limpieza de los muebles.

Con este y tantos otros detalles podrá reconocer la pasión con que ALNO protege el medio ambiente. Día a día llevamos a la práctica nuestra declaración de intenciones: ¡Lo que es bueno para el medio ambiente también lo es para la humanidad!