La planificación moderna de la cocina significa: Utilizar las posibilidades de disposición creativas, modernas y nada convencionales para hacer realidad el aprovechamiento más eficaz posible del espacio. Existen diferentes formas de cocinas que, en función del tamaño y el corte de la habitación, responden al principio del denominado triángulo de trabajo como la disposición cómoda del lavabo, la nevera y la zona de cocción y al mismo tiempo respresentan soluciones prácicas y coherentes.
La cocina de una linea es ideal para espacios con una única pared disponible. Gracias a las zonas de trabajo adelantadas y a unos muebles bajos más profundos, aquí se puede conseguir fácilmente una mayor superficie de trabajo y almacenamiento.
La cocina de dos lineas aprovecha de lejos el espacio disponible. Una distancia mínima de 1,20 metraos entre las dos líneas de cocina permite un accesco libre a los muebles bajos.
La cocina en L tiene múltiples usos. En las habitaciones grandes incluso queda sitio para una mesa de comedor. Los equipamientos giratorios para los muebles de rincón proporcionan lugar de almacenamiento hasta el último rincón.
La cocina en U es segura y funcional. Es adesuada para habitaciones grandes y pequeñas y permite tener el máximo de superficies de trabajo y además de grandes soluciones de almacenamiento.
La cocina con isla es ideal para habitaciones grandes y abiertas. La isla de cocción representa una superficie de trabajo independiente, que además otorga un aspecto amplio a la cocina.
hg/75.jpg